Qué visitar

Lo primero que se puede visitar es la propia ermita Virgen del Yugo del que recibe su nombre el albergue.

Historia de la aparición

A la llegada de los árabes a España en el siglo VIII (en Arguedas el año 716), los habitantes de nuestros pueblos escondieron las imágenes de la Virgen María para evitar que aquellos invasores sarracenos las profanaran.

Generaciones más tarde, cuando nuestras tierras se vieron libres del dominio musulmán (Arguedas en el año 1084), algunas de aquellas imágenes fueron encontradas de manera providencial. Este es el caso de nuestra Virgen del Yugo, que apareció en el año 1089 y de cuyo acontecimiento ya han pasado más de 900 años.

Cuenta la leyenda… que los hechos de aquella ya remota aparición sucedieron de la siguiente manera: un labrador, cojo de nacimiento, había subido a labrar en el monte, donde estuvo trabajando toda la mañana. Llegado el mediodía, desató la yunta, dejó los bueyes paciendo, colocó el yugo junto a un pino y se sentó a comer.

Terminada la comida y el descanso, se levantó para reanudar el trabajo y al dirigirse hacia el yugo vió, con gran sorpresa y alegría, una bellísima imagen de María que se había posado, como una paloma, en el ramaje del pino donde había dejado el yugo.

Lleno de admiración, el labrador se postró de rodillas. Luego bajó del monte, llegó al pueblo y contó el prodigio; pero nadie le creyó, sino que la mayoría se compadecía de él, teniéndolo por visionario.

Con gran pena volvió a la sierra, se arrodilló de nuevo ante la virgen, pidiéndole le inspirase lo que debía hacer. Y mientras rezaba fervoroso y confiado, empezó a sentir una cosa inexplicable por su interior; le pareció rejuvenecer y sin darse cuenta de lo que pasaba, se levantó, dio unos pasos y se convenció con alegría de que la pierna, enferma desde su nacimiento, estaba completamente sana..

Volvió a Arguedas, mostró su pierna curada a la gente y llenos de curiosidad, subieron presurosos al monte para ver la milagrosa imagen.

Sacerdotes, autoridades civiles y el pueblo entero acudieron hasta el lugar del prodigio y entonando cánticos, rezando y llorando de emoción y alegría, llevaron la imagen a la iglesia parroquial. Y allí estuvo recibiendo cada día el homenaje de todos los arguedanos y de los pueblos de la comarca, que venían en numerosas peregrinaciones, hasta que fue trasladada a la ermita que se erigió en el lugar mismo de la aparición.

Esta visita se puede completar con un paseo por los senderos de la sierra, un balcón natural que nos deleita con sus contrastadas vistas de la desértica Bardena Blanca por un lado, y la productiva cuenca del Ebro por el otro.

visita virtual

Estamos a tan solo 15km de la Capital Ribera. Tudela es una de las ciudades de origen islámico más importantes de España y de Europa, en la que convivieron, durante más de 400 años, musulmanes, judíos y mozárabes, que imprimieron a la ciudad un mestizaje cultural reflejado en sus monumentales edificios, callejas retorzidas, pasadizos, murallas y atalayas. Esta es una ciudad para recorrer a pie, en la que el encuentro con la historia se combina con lo mejor de la buena mesa, en la que destacan las exquisitas verduras de la Mejana, bañada por el mismo Ebro

 

.Catedral de Tudela Cúpula capilla de Santa Ana Claustro Plaza Nueva Torre de la catedral

 Muy cerca tenemos El Bocal del Ebro, en Fontellas. Una increíble obra de ingeniería, que se remonta al siglo XVI y que transporta agua hasta Zaragoza a través del Canal Imperial. Visitar El Bocal es un verdadero placer, pues en medio de un entorno natural privilegiado podemos encontrar los restos de la construcción del siglo XVI (tanto la presa de piedra como la casa de compuertas) y también la obra del XVIII, desde la llamada presa de Pignatelli (que se hizo algo más arriba) hasta la casa de compuertas, el poblado construido para los trabajadores del Canal, con su iglesia…
El Canal Imperial fue una de las grandes obras públicas de la Europa del XVIII. Sirvió no solamente para el riego, sino también para la navegación de pasajeros y el transporte de mercancías. Hoy sigue usándose para regar, para el consumo de agua de boca y, cada vez más, con usos recreativos.

El Bocal El Bocal Represa en el Bocal Edificios para trabajadores Canal Imperial

 En la localidad de Olite podemos visitar El Palacio Real, corte de los Reyes navarros hasta la conquista de Navarra y su incorporación a la Corona de Castilla (1512). Contemplando su majestuoso perfil y la elegancia de sus caprichosas torres, no resulta difícil trasladarse al medievo e imaginar cómo era la vida cortesana en un palacio que contaba con ricas decoraciones, exóticos jardines e incluso un zoológico. En él se celebraban justas y torneos, juegos de pelota e incluso corridas de toros. Olite rememora aquel pasado, en el que llegó a ser la sede de la Corte en tiempos de Carlos III el Noble, durante sus Fiestas Medievales, que se celebran en el mes de agosto a lo largo de tres días. En la trasera del palacio tiene lugar también en el verano parte del programa del Festival de Teatro Clásico de Olite.

Palacio Real de Olite castillo Torre del Homenaje Galería Dorada o del Rey Castillo Olite

 

SUBIR